Notable show el que presentaron Big Noize, Miljenko Matijevic y Los Perros la noche del 11 y madrugada del 12 del presente, gracias a Kaya Producciones. Una reseña de la jornada.
Casi no voy, pero felizmente me animé y recibí más de lo que esperaba. El show pintaba bien sobre todo por el cartel de estrellas reunidas. Tener en un solo escenario y tocando en conjunto a Sebastian Bach, George Lynch y Vinny Appice, compañados de Phil Soussan es una experiencia inolvidable. Es estar con parte de quienes han creado y de verdad continúan llevando el espíritu del hard rock y el heavy metal.

Lo que más me convencía del cartel era que Big Noize no es un grupo formado precipitadamente para rendir tributo a bandas clásicas y de paso captar algunos réditos, sino un proyecto muy coordinado que ya tiene varios años y que funciona bajo la idea de rendir tributo a las bandas en la que han participado estos músicos. Así, las presentaciones incluyen temas de Black Sabbath, Dio, Dokken y Skid Row.

La noche sufrió alguna demora que complicó la hora de la salida (acabó pasadas las 2 am). Tuvimos de entrada a los recientemente reaparecidos Los Perros que ejecutaron casi todos los temas de su vieja producción de 1991 y que hoy es posible adquirir en una nueva edición en CD remasterizada. Su show fue solvente y pese a haber estado tantos años de para han sabido recuperarse y volver a estar en el camino del rock. Yo recordaba hasta tres temas de ellos una muy vacilonera Esta Noche (te quiero en mi cama), una más seria Sombras en la Noche (ambas tuvieron video clip), y Miro por la Ventana. Creo que la agrupación que tocó es exactamente la misma de principios de los 90 con Felipe Gastelumendi en el bajo, Franjo Antich en la voz y Chayo Saldarriaga en la batería y un excepcional Luciano Figallo en la guitarra. El set fue efectivo, simpático y con una buena interacción con el público. Para calentar motores estuvieron muy bien.

De allí le tocaba el turno al primer importado. Miljenko Matijevic, vocalista de Steelheart y voz del personaje que interpreta Wahlberg en la cinta Rockstar. Él no es una estrella extraordinariamente famosa, pero en el mundillo del glam/hard rock se tiene mucho aprecio por sus dotes vocales, que siempre ha sido lo más destacado en sus proyectos. Con Steelheart su voz le daba potencia y relevancia a un grupo que de lo contrario solo habría sido una anécdota más en el abigarrado panorama del hard rock de inicios de los 90. Y en Rockstar su voz era lo mejor de una película por demás mediocre. En esta ocasión tocó temas tanto de la cinta como de Steelheart con una competencia bastante buena, pero no se puede decir que su voz esté intacta. Eso sí tiene bastante dominio de escenario. Lo acompañaron en esta ocasión un grupo de músicos peruanos que son los mismos que hacen de banda a Ted Poley en sus presentaciones en Lima, muy buenos ejecutantes. Llamo la atención por un lado la presencia de dos camarógrafos, uno con una steadycam, tomando las mejores imágenes imagino para un DVD personal de futura aparición. Los temas se centraron en los del primer disco de Steelheart (probablemente el más recordado) pero comenzó con dos de la cinta Rockstar, Blood Pollution y Stand Up, luego siguieron Gimme, Gimme, Everybody Loves Eileen, Cabernet, I’ll Never Let you Go, We all Die, Like Never Before y She’s Gone que corresponden a su propio trabajo al frente de Steelheart. También fue notoria la presencia de la novia de Matijevic, una jovencita rubicunda que con un gran angular también se la pasó tomando fotos. Otro detalle curioso fue que en medio de su actuación se invitó a una pareja al escenario para una proposición matrimonial. Yo lo encontré un poco fuera de lugar, pero… Lamentablemente y supongo por el retraso en el inicio, Matijevic no pudo terminar su show y se le pidió abandonar el escenario por la producción (no es broma) Se quedó en el tintero Inmigrant Song. Se fue en medio de los aplausos, aunque me pareció un desaire muy desagradable.

Luego se desmontó la batería alterna y se colocaron los Marshall en posición: era el momento para Big Noize. La expectativa era grande y uno a uno se fueron colocando en el escenario George Lynch, Phil Soussan, Vinny Appice y finalmente Sebastian Bach. Había verdaderos fanáticos en el auditorio que estaban dispuestos a todo para gozar a estos protagonistas del metal de los 80 e inicios de los 90. El primer tema de la noche fue Mob Rules, que obviamente fue ovacionado por la multitud, le siguió I Don’t Know. Sebastian Bach saludó a la gente en castellano, se notó que tenía notas con transliteraciones para leer los saludos. En todo momento se esforzó por lucir divertido y se nota que ha creado todo un personaje para el escenario. Luego nos asaltó un sonido más moderno con su tema Kicking and Screaming de su último disco (de paso que se promociona). Su actual propuesta no es mala, pero está demasiado orientada al mercado joven de los Estados Unidos y eso lo ha alejado de lo que mejor sabe hacer, heavy rock directo y veloz. Luego llegó un gran tema del recuerdo, Into the Fire (cómo olvidar al buen George) y aunque la propuesta de Dokken siempre me sonó muy blanda les reconozco una gran capacidad para crear hits enganchadores que si fueran la costumbre general harían del pop algo constructivo y valioso y no el pozo séptico musical que normalmente es. El contraste vino claramente con el siguiente tema, Bible Black una de las mejores interpretaciones de la noche y que Bach presentó emocionado como el primer single solitario de Dio, al cual dedicó encendidos elogios en inglés y español. Crazy Train fue la siguiente y el público saltó desde los primeros acordes. Al terminar esta, Lynch se mandó con un solo que sentí bastante flojo y un poco para salir del paso, le he escuchado mejores y la verdad no me pareció muy logrado. Killer of Giants del Ultimate Sin, de Ozzy, continuó con la seguidilla de clásicos, aunque a esta muchos no la reconocieron.

Luego nos atacarían con un tema de Skid Row, de su debut homónimo 18 and Life y comprobé la pegada de esa banda entre el público local, todo el mundo la cantaba. Es increíble lo que logró Skid Row con dos discos, pocos superan eso. Obviamente al ser Sebastian la voz original eso le da un mayor valor a la ejecución en vivo. Siguió The Hunter, de Dio de su Angry Machines y pasó un poco desapercibido. Luego vino un excelente solo de bajo a cargo de Soussan, utilizando múltiples técnicas de ejecución. De esto siguió el recontra clásico Shot in the Dark y luego otra de Skid Row, In a Darkened Room (la única que se animaron a tocar del Slave to the Grind). Luego un solo de batería, breve pero que estuvo bastante bien.

De aquí llegó el pico de la noche con la majestuosa Heaven and Hell que obviamente fue coreada por todo el auditorio. De allí siguió otro clásico de Dokken, Alone Again y para terminar dos temas de Skid Row, I Remember You y la enérgica Youth Gone Wild, himno de toda una generación de glammers.

La ejecucíon de la banda fue en general buena, aunque tuvieron problemas básicamente en dos temas Heaven And Hell y I Remember You. La voz de Sebastian Bach se conserva bien en los tonos graves, en los altos, grita bastante. La interacción de los músicos, en particular la de él, con el público fue notable. Constantemente dialogando y animando a la audiencia a cantar y saltar e incluso deteniendo una pelea desde el escenario. Se observó que tenía a la mano algunas letras de los temas porsiacaso (se los alcanzaba su pareja, a la que le dedicó I Remenber You). El sonido fue, desde mi punto de vista impecable. Lo que creo que demuestra que el problema en el concierto de Testament no era el local, sino el equipo.

Por otro lado, el marco de público estuve más que aceptable, no sé cuantos habrán ido pero no creo que hayan sido menos de 600. No estuvo lleno totalmente, pero no era una cantidad despreciable en absoluto.

En la entrada hubo bastante merchandising, dos tipos de polos de Big Noize, muy bonitos y discos de Phil Soussan y Los Perros, además de chapas, gorritas y stickers.


Fue una noche memorable. Una presentación que dio mucho más de lo que de repente se podía esperar escépticamente. Y ahora están anunciando a Warrant para noviembre. Estaremos atentos.