Esta es la historia de House of lies, una comedia producida por HBO que explora el mundo de los consultores externos y que en el camino se las arregla para criticar de la forma más ácida y visceral la codicia corporativa de las grandes compañías.

No importa si en realidad son necesarios. Los consultores están allí para convencerlo de que su negocio no funcionaría si no fuera por ellos. Son ángeles salvadores que deben ser remunerados adecuadamente. Bajo esa premisa, Marty Kaan va de empresa en empresa, con una labia y jerga empresarial impactantes, con la misión de lograr que le paguen siete cifras al año. Esta es la historia de House of lies, una comedia producida por HBO que explora el mundo de los consultores externos y que en el camino se las arregla para criticar de la forma más ácida y visceral la codicia corporativa de las grandes compañías.

Kaan, que es interpretado por Don Cheadle, es una mezcla de Gregory House, Nurse Jackie y Gordon Jekko. Sin escrúpulos al momento de engordar su billetera, frío ante las verdaderas crisis, cara dura y promiscuo. El equipo que lo acompaña está integrado por Jeannine van der Hooven, una joven experta en sicología de los negocios; Doug Guggenheim, un brillante analista financiero y Clyde Oberholt.

La serie está basada en el libro que el verdadero Martin Kaan publicó en el 2005, “House of Lies: How Management Consultants Steal Your Watch and Then Tell You the Time”. El mismo Kaan reconoce que las escenas de sexo han sido sumamente condimentadas, ya que en su experiencia “la vida real del asesor es bastante aburrida”. Pero, asegura que el fondo de los casos de rivalidad por las cuentas, los problemas que se enfrentan y las estrategias al límite de la moral “tienen base en la realidad”.

House of lies mantiene el formato de las sitcom tradicionales, con una duración de 30 minutos por capítulo. Pero la historia queda corta en tan breve tiempo. En ocasiones existe la sensación de finales abruptos o explicaciones faltantes. Sin embargo, fuera de ese detalle estamos ante una serie atrevida, muy al estilo de HBO, que está poniendo el dedo en la yaga en momentos en que la economía estadounidense empieza a recuperarse.

El papel de Cheadle le valió ganar el Globo de Oro a mejor actor en una serie de comedia. Su interpretación es convincente, sólida, sin fisuras. Al lado de él brilla Kristen Bell, quien ya había demostrado su talento en Verónica Mars. En esta ocasión Bell vuelve a aprovechar su facilidad para los diálogos rápidos y el sarcasmo pasivo-agresivo.

En la primera temporada estrenada el año pasado. Pudimos ver cómo el equipo de Kaan va de negocio en negocio aumentando sus cuentas, pero al mismo tiempo combatiendo una posible fusión de su compañía que los dejaría sin empleo. En esta nueva temporada no solo tendrán que enfrentar las consecuencias de lo que hicieron para evitar la fusión, sino que se encontrarán bajo las ordenes de una nueva jefe que cambiará el panorama para todos. Además, Matt Damon será un actor invitado que aparecerá en uno de los capítulos claves.

House of lies, presenta un mundo donde las mentiras son activos y la forma en que son usadas puede determinar el éxito o el fracaso rotundo. Es la vida de los asesores, de los consejeros, de las personas deben saber mucho y aparentar que saben mucho más.